La alimentación en pacientes con cáncer de pulmón

La dieta habitual influye en la aparición, la evolución y el estado físico y anímico del paciente con cáncer de pulmón.

Lo más importante en estos casos es evitar la desnutrición durante todo el proceso de la enfermedad o tratar ésta si ya estaba presente en el paciente. Para evitarla,  se deben tomar suficientes calorías en la dieta habitual y sobre todo, suficientes proteínas a lo largo del día.

¿Por qué es importante no estar desnutrido?

  • Me debilito y estoy más cansado.

  • Más complicaciones de los tratamientos.

  • Disminuye la eficacia del tratamiento.

  • Anímicamente me encuentro peor.

  • Me quedo sin reservas para combatir los efectos secundarios del tratamiento para la enfermedad.

¿Cómo puedo evitar la desnutrición?

  • Tomar varias comidas al día.

  • Buena hidratación.

  • Importancia de la calidad de los alimentos y no la cantidad de los mismos.

  • Tomar todos los grupos de alimentos: verduras y frutas, legumbres, carnes, pescados, tubérculos, pasta, arroz, aceite de oliva virgen extra…

  • Tomar alimentos proteicos: legumbres, frutos secos, huevos, pescados, carnes…

Los tratamientos para el cáncer de pulmón tienen efectos secundarios que podemos combatir o mejorar con la alimentación. No todos los pacientes tienen por qué tener los mismos efectos secundarios, pero todos ellos se pueden mejorar con pautas personalizadas de alimentación.

Estos efectos secundarios son: Anorexia (falta de apetito); esofagitis: dificultad y/o dolor al tragar; naúseas, vómitos, fatiga, diarrea,  y otras como infecciones, irritación de la piel, hemorragias, tos, cambio de los sabores….

¿Qué alimentos se deben tomar durante el proceso del cáncer?

Se aconseja la «comida real», es decir,  todos aquellos alimentos mínimamente procesados o cuyo procesamiento industrial o artesanal no ha empeorado la calidad, ni la composición del alimento. Un ejemplo son las frutas, verduras, aceite virgen, huevos  o frutos secos, entre otros.

Además, se deben limitar todos los alimentos ultraprocesados ya que en mayor o menor medida tienen efectos perjudiciales en nuestro organismo si se abusa de ellos.

La alimentación durante el proceso de la enfermedad de cáncer de pulmón es una alimentación en la que hay que ir ajustando las necesidades del paciente dependiendo de cada momento del tratamiento, de sus efectos secundarios y del estado nutricional de la persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *